Avisar de contenido inadecuado

Concepto de Sexualidad e identidad sexual desde la psicologia

{
}

 

 

La dimensión pulsional del sujeto psíquico

 

 

 

   Continuando con nuestro camino hacia el apasionante mundo de la dimensión psiquica del ser debemos estudiar ahora los fundamentos de nuestra mente, es decir, las motivaciones o causas que operan como fuerzas impulsoras de nuestra vida psìquica y sus manifestaciones a travès de pensamientos y conductas. ¿Què es lo que hace que podamos pensar, sentir y actuar?. ¿Còmo es que podemos llegar a amar, odiar, sentir miedo o seguridad, o asumirse como sujeto masculino o femenino?. ¿Cuales son las motivaciones fundamentales y porquè existen los conflictos?. Son algunas de las preguntas que intentaremos problematizar  en éste módulo.

 

Expectativas de aprendizaje

 

Los objetivos de éste módulo son:

 

 

  • Explicár los fundamentos pulsionales de nuestro psiquismo
  • Explicár la sexualidad humana como construcción
  • Explicár y comprendér los procesos motivacionales y su influencia en el comportamiento
  • Explicár y comprendér el papel del conflicto en la vida cotidiana

 

 

 

El proceso de sexualización en el ser humano

 

 

 

Concepto de sexualidad e identidad sexual desde la psicología

 

Algo muy claro desde un comienzo es que en psicología la sexualidad no es lo mismo que genitalidad como sucede para la biología. Esto sucede así porque no somos animales y no poseemos un instinto sexual sino una “pulsión sexual” modificada por lo que aprendemos, por la familia y la cultura. Esto significa que cada uno de nosotros construye su identidad sexual a través de los modelos familiares y sociales. Otra cuestión es que la sexualidad no  aparece en la adultez como se cree, sino se construye desde la infancia. ¿Cómo se construye?. Sobre las necesidades biológicas como el comer, surgirán las excitaciones de la boca, el ano  o los genitales, los cuales cobraran valores de “zonas erógenas” o lugares del cuerpo muy excitables. Sin embargo, no se habla de zonas genitales erotizadas solamente sino que todo el cuerpo adquiere valor de excitabilidad y la zona preferida dependerá de cada uno de nosotros. Es decir que lo sexual se liga a la historia emocional de cada sujeto. Y lo peculiar es que este sujeto posee un deseo sexual que se denomina “libido”, que es una energía cuantitativa, que aumenta y disminuye según los momentos. Además, es una energía que evoluciona a través de las famosas fases del desarrollo sexual: oral, anal, fálica, latencia y genital, cuando en la adolescencia culmina la construcción de la sexualidad humana. Es cuando se define la identidad sexual en ambos sexos y aparece la elección del objeto de amor, la pareja y la familia. Sin embargo, en ésta historia emocional de la libido, aparece un complejo estructurante de la identidad sexual que es el Complejo de  Edipo, hacia los 3 y 5 años aproximadamente. Es un proceso que permite posicionar a cada uno en función e otro sexo y otorga identidad porque en ella se hace evidente la diferencia de sexo, gracias a lo que se denomina “complejo de castración” o diferenciación del  Otro materno gracias a la ley paterna y la familia.

Entonces, se observa claramente que para la psicología, la sexualidad no se reduce al aspecto físico de cada uno porque aún con un cuerpo de mujer uno puede poseer otra identidad sexual como en el lesbianismo, transexualismo, etc. Sobre todo, cuando se habla de sexualidad, se está hablando de “identidad sexual” que parte del instinto sexual para ser remodelada por la cultura y el aprendizaje en una “pulsión sexual” asumido desde una identidad sexual determinada.

 

 

  • Problemática inicial: “Es común que las personas consideren que el niño carece de “vida sexual” y que  solamente aparece hacia la adolescencia. De ésta  manera, se considera que la sexualidad es instintiva, como en los animales. Sin embargo, si la sexualidad fuera intintiva, una mujer debería desear en forma automática a un hombre y éste a la mujer. Por lo tanto, no debería existir  el  sadomasoquismo, la homosexualidad, el travestismo, el transexualismo, entre otros. Al parecer, la opinión corriente no concuerda con los aportes de la psicología a la vida emocional. ¿Cuál es su opinión al respecto?.”

 

 

 

P

 

Dimensión Interdisciplinaria

 

  • Investiga sobre el papel de las hormonas en la vida sexual.
  • En textos de sociología y antropología indaga sobre la sexualidad en diferentes culturas.
  • ¿Cómo es la sexualidad en la clase media, baja y alta?.
  • ¿Cómo influye la cultura en la sexualidad?.
  • ¿Cuál es el modelo de sexualidad estimulada por la sociedad global?.
  • ¿Cuál es la relación entre el cambio social y la sexualidad?.
  • ¿Qué sostienen los movimientos feministas y machistas sobre la sexualidad?.
  • ¿Qué es el patriarcado y el matriarcado?
  • ¿Cómo influye el “mito de la belleza en el comportamiento femenino?.
  • ¿Cuál es la relación entre género y trabajo?-
Para  la psicología, los fundamentos de la vida psíquica no se ubican en los instintos biológicos, sino en lo que se denomina Pulsión(sexual y agresiva). La pulsión constituye el instinto trabajado por la cultura y la sociedad a través del aprendizaje. Es el instinto más la significación psicológica donde el sujeto es activo. En la pulsión se encuentra el sujeto deseante en forma activa. Por su parte, el instinto es hereditario y funciona en forma automática ante el estimulo del medio, aunque con cierto margen de aprendizajes. Como la sexualidad simplemente reproductiva de los animales.La pulsión se define como un concepto limite entre lo biológico y lo psicológico y su característica crucial es que no trae un objeto de satisfacción predeterminado como en el animal.Por la acción de la sociedad y la cultura, podemos construír un objeto erótico diferente en cada caso. Por esto, la sexualidad humana no viene predeterminado. De lo contrario, un “macho” debería desear en forma automática a la “hembra”, como en los animales. Esto explica que puedan existir variantes de la sexualidad como la “homosexualidad”,  el “lesbianismo”, etc. Estos “desvios” de la pulsión en su objeto de satisfacción nos indican que la sexualidad humana se construye a través de la historia emocional de cada uno.

Otro concepto importante es la libido(en latín deseo)  o energía psíquica de la pulsión, que busca ser satisfecha. Por ello, se habla de “historia libidinal” cuando se habla de la sexualidad de un sujeto. Esta libido o deseo se fija en un objeto exterior como en el enamoramiento o queda en el sujeto en los casos de excesivo narcisismo. Por esto, se diferencia entre una libido objetal (cuando el Yo inviste su energía sexual sobre otra persona) y libido del Yo (cuando el Yo se enamora de sí mismo, cuyo estado  se denomina Narcisismo -del mito Griego de Narciso - o amor a sí mismo)   

 

La educación sexual de los hijos

 

La psicología considera que la sexualidad humana se construye, que existe un sujeto libidinal activo, que desea conocer sobre el tema, que investiga, que elabora fantasías desde los primeros años como sostén del propio deseo. Por lo tanto, el  interés por lo sexual, no alcanzará solo lo genital como pretende el enfoque meramente biológico, sino lo psíquico, el deseo libidinal que se construye a través de etapas y donde el sujeto constituirá el “objeto libidinal” desde una identidad sexual a la vez reproductiva y recreativa. En éste proceso, el papel de los padres se torna crucial y el niño requerirá de clarificaciones sobre lo que “ve” y “oye” al investigar la sexualidad de los padres: ¿porqué duermen juntos?, ¿Porqué papá y mamá estaban como estaban anoche...?, ¿De dónde vienen los niños?, etc. Son muchas las preguntas que asaltan la mente del niño y conocer respecto del desarrollo libidinal ayudará a comprender las fantasías, ocurrencias y preguntas de los  niños.?. Sin embargo, se presentarán dudas y preguntas en los padres: ¿Cuándo y de qué modo se debe enseñar  sobre la sexualidad a los niños?. ¿Se debe enseñar respecto del “sexo” o solo respecto de la función reproductiva?. ¿Debemos hablar del amor, del valor de la familia junto a temas sexuales o solo sobre el deseo erótico?, etc. Como primer punto, los adultos deben “Decir la verdad a los niños"” porque la mentira y las fantasías tipo "vino la cigüeña y...” solo aumentan la duda en la identidad sexual de los niños. Pero la verdad debe ser dicha cuando los niños preguntan sobre el tema. Eso significa que están significando activamente sobre el tema que preguntan: “Mamá, ¿porqué las nenas son nenas...?”, “Mamá, la tía tiene un bebé”, “?Porqué yo tengo “chochi” y los nenes no?”, “Mami, ¿solo las mujeres pueden tener bebés en la panza?”, “¿Como entran los bebés en la barriga?”, etc. Otra cuestión es la de la edad en que se debe asesorar a los niños. No existe una edad determinada, aunque hacia los 3 años, los niños aumentan los “porqués” y el interés hacia lo que realizan los padres, llevando a la identificación o incorporación de las conductas sexuales de los padres pero desde la fantasía, nunca los hechos como tales. Se debe inculcar a los niños que lo referente a la vida sexual implica el amor y la responsabilidad por el otro y por el propio cuerpo, tanto como la necesidad de una pareja saludable y libre de connotaciones negativas. En lo que hace al “cómo” educar, se debe utilizar dibujos y gestos en los niños pequeños, con un lenguaje concreto, adecuado a la edad y según las preguntas. En los más grandes(7 años en adelante), el dibujo debe ser acompañado con conceptos  sobre la sexualidad en forma gradual. En la adolescencia, el activismo de los padres debe favorecer diálogos francos, realistas y libres de prejuicios sobre la vida sexual para los jóvenes. Se debe relacionar siempre la función reproductiva y recreativa, el amor y el proyecto de pareja y la familia para lograr un sujeto libidinalmente  sano. No se debe olvidar que el niño recibe información sobre la vida sexual en la escuela, en los medios y en las lecturas, y la función de la familia debe ser de acompañamiento y orientación.

   El objetivo o fin pulsional es la satisfacción o descarga. Para ello, el sujeto busca un objeto que le permita placer. Este objeto puede ser cualquier parte del cuerpo, el pulgar, los genitales, o aspectos de una persona exterior, y es variable,  no viene predeterminado desde lo genético: esto explica que existan variantes respecto de la heterosexualidad normal, es decir, diversos objetos y modos de satisfacción como en la homosexualidad, perversión, etc.

   La fuente pulsional se ubica en las  necesidades corporales, y se denominan  zonas erógenas o sector de la piel o  mucosa hipersensible a las excitaciones (pene, vagina, pechos, labios, ano, ojos, etc.). Podemos diferenciar dos clases: la pulsión de vida o Eros y  la pulsión de muerte o Tanatos. La pulsión de vida o Eros, unifica,  cohesiona vínculos. Las tendencias desorganizantes, de rupturas, de agresión y desunión se encuentran del lado del impulso de muerte.

Desde una mirada social,  la cultura  impone privaciones o límites a la pulsión. Por esto, las fantasías ligadas a la vida pulsional contenidas en el “Ello” y regidas por el principio del placer son frecuentemente reprimidas por el Yo para adaptarse. La cultura y la sociedad se edifican sobre esta renuncia pulsional . Lo que origina el  “malestar en la cultura”: insatisfacción, neurosis y frustración Como solución,  el mecanismo de Sublimación de la pulsión: los logros científicos, artísticos, etc., son manifestaciones indirectas de la energía  libidinal no satisfecha. La represión de la libido debe ser acompañada de esta sublimación, sopena de caer en la neurosis.

 

Amnesia y sexualidad infantil

 

La concepción popular de la sexualidad se funda en la creencia de que falta por completo durante la niñez y aparece  solamente en la adolescencia y adultez. La razón de ésta creencia se ubica en la amnesia u olvido de la propia sexualidad infantil reprimida en el inconsciente. En muchos casos, solo es posible recordar los hechos posteriores a los 5 u 6 años aproximadamente. Sin embargo, tales impresiones tempranas de la sexualidad infantil no han desaparecido y han dejado profundas huellas en la subjetividad. El lugar de ésta sexualidad en nuestra vida es lo que vamos a estudiar en éste apartado.


 La pulsion sexual

   

El desarrollo de la pulsión sexual se apoya o apuntala en lo biológico(necesidades y zonas erógenas como la boca, el ano, los genitales, etc.) para luego adquirir significación psicológica. Con el desarrollo evolutivo de la personalidad, las zonas erógenas o fuentes orgánicas de la pulsión, van cambiando. De ésta manera y gracias a los cuidados corporales, los procesos orgánicos y las interacciones emocionales con los padres, van dando forma a cada zona erógena conformando las diversas fases del desarrollo  psicosexual.

 

 Fase oral

  

 

 Se desarrolla desde el nacimiento al año y medio aproximadamente. La zona erógena es  la boca, estimulada junto al acto de comer. Los labios y la cavidad bucal son libidinizados (quedan “marcados y excitables”). El placer se obtiene a través del chupeteo(satisfacción autoerótica), el morder o el tragar. Se forman  las pulsiones sádicas (cuando aparecen los dientes y él bebe obtiene placer al morder). En éste momento, el interés del bebe se dirige  sobre su cuerpo, por eso se dice  que es “Narcisista”. La identidad del bebé no está diferenciada y está confundida con la de su madre.

 En suma, la fase oral deja como residuo Inconsciente, la predisposición a incorporar, la receptividad y la dependencia del otro.


 

 Fase anal

 Se desarrolla desde el año y medio a tres aproximadamente. La satisfacción libidinal esta ligada a la excitación de la mucosa anal por la expulsión o retención de las heces. Esto sé acompaña con la educación del control de esfínteres (hacia los dos años aproximadamente)  La expulsión tiene características de “regalo”(ceder al deseo materno y la retención como intentos de autocontrol y autonomía del yo ante el otro). Vive así, su primer conflicto interpersonal importante, buscando afirmar la autonomía y el sentimiento de sí. Si la educación es punitiva, él niño retiene, forjándose un carácter retentivo (será obstinado, tenaz, avaro, económico, etc.). Si es lo contrario, se tornará expulsivo y desorganizado. En suma, sus vínculos son ambivalentes, es decir, posee dos tendencias contrapuestas: expulsa por amor a los demás y  retiene como modo de autoafirmación.

 

Etapa fálica y Complejo de Edipo

 

   De  los tres a  cinco años, aproximadamente. En esta fase el centro de la excitación sexual se localiza en los  ge­nitales y  él niño no admite sino un solo órgano genital: el falo. El “falo” no es solo el pene sino fundamentalmente la creencia o figuración imaginaria de que “todos tienen pene”(incluso un tren, animales, casas, etc.). Por ello, es la etapa “falocéntrica”. Todo el proceso es básicamente inconsciente.

El proceso estructurante de la subjetividad en ésta etapa es el Complejo de Edipo: Edipo, en la mitología Griega, fué un rey tebano que, sin saber, mató a su padre y se caso con  su madre. En psicología, consiste en una atracción sexual hacia el progenitor del sexo opuesto y una hostilidad hacia el progenitor del mismo sexo. Difiere en ambos sexos. Ambos, al comienzo, aman por igual a la madre por su función nutricia y de amparo. La función paterna, en este momento, se reduce al cuidado de la diada madre-hijo. El amor a la madre (deseo incestuoso)  y odio al padre se va incrementando en forma gradual. Sucesivamente, el padre aparece como malo  y odiado. Simultáneamente, con la investigación sexual infantil, él niño observa  que la madre o una hermanita carecen de pene, y deduce que si carecen de pene es porque alguien realizó la amputación y éste alguien es el padre. Es cuando siente una angustia singular:  la “angustia de castración” o el temor de que el padre “le corte el pene”(amenaza  imaginaria aunque eficaz para que él niño desista de sus deseos incestuosos hacia la madre, lo que permite la “separación” de la misma y la conformación de su identidad). La angustia de castración(que vemos como temor al padre o a sus equivalentes simbólicos como el temor a animales, etc.) origina la represión de los deseos incestuosos  hacia la madre, así como la hostilidad y celo hacia el padre. Gracias a todo esto, él niño se separa del deseo materno, deja de ser “eso que la completa” y que denominamos “falo” y asume su identidad de varón. La identificación con el padre introduce una distancia del otro materno. Al término del edípo, la madre queda como objeto amoroso prohibido, aunque el vínculo con ella queda como modelo de todo amor posterior. Sobre todo, lo que se va a jugar en ésta etapa es esto de seguir siendo  el falo faltante de la madre o él dejar de serlo para tenerlo. Al menos para el varón, para poder tener su pene debe liberarse del deseo de la madre. De lo contrario, tendrá dificultades para asumir su masculinidad. De acuerdo con lo anterior, en forma regular, el niño se identifica con el padre, asume sus cualidades y su ley. Se incorpora sus normas  y valores en una instancia psíquica particular denominada Superyo, que se erige como el heredero del complejo de edipo.

 

  • Pensamiento crítico: en relación al tema, ¿qué opinión crítica puede establecer?. ¿Qué críticas científicas se establecieron al respecto?.
  • Pensamiento creativo: ¿Qué opinión nueva y personal puede establecer sobre el tema.?

 

Pero por otra parte, que un sujeto masculino posea el falo no es prueba de su virilidad porque la mujer le exigirá ser “su falo”, es decir, ser alguien que demuestre ser un hombre fuerte y protector más  allá de poseer el órgano masculino. Según esto, pueden existir hombres que hagan gozar a una mujer con su pene pero que no posean un valor fálico ante el deseo femenino. Por consecuencia, muchos hombres se prestan a ocupar el lugar de lo valorado para la mujer, lo que los obliga  a competir entre sí por la supremacía del más fuerte. Esto se patentiza en los casos en que la mujer  reprocha al hombre por no estar a la altura de un “verdadero hombre” tanto en lo económico, laboral o para defender  a la familia.

 

 El complejo de edipo en las niñas

 

    En el caso de la niña  el complejo de edipo es  diferente. El “complejo de edipo” en la niña comienza cuando, gracias a la activa investigación sexual de la niña, ella toma conciencia de que carece del miembro viril  observado en los niños,  lo que origina el  resentimiento hacia la madre  por no haberla dotado del preciado órgano junto a la consecuente  inclinación emocional hacia el padre, con la esperanza eterna de conseguir aquello que la haría completa. Como consecuencia de éste descubrimiento, se  instaura la “envidia del pene” o “protesta viril” o deseo de ser como el varón( es la contraparte femenina de la “angustia de castración” en el varón) como rasgo de carácter particular en las niñas. Sin embargo, la niña concluye muy pronto que tener o no tener  no es lo que más importa porque ella misma puede ser el falo(“la media naranja”, lo valorado) para otro, es decir, puede ser un valor  importante para otros.

En este momento, hay un  predominio de  la excitación sexual en el clítoris, y la niña desconoce aun la función de la vagina. Hay cambio del objeto libidinoso: ocurre el paso de la madre como objeto libidinoso, al padre, dotado del órgano  tan preciado. El padre podría proveer de tal falta a través del equivalente principal: fantasía de tenér un hijo con él. Este pasaje de la madre al padre, introduce una distancia del otro materno a través de la identificación con el padre. Posteriormente, en la adolescencia, el padre será sustituido por otro hombre, en la elección del objeto de amor. 

Es posible afirmar que en el inconsciente de toda mujer perdura el deseo de ser como un varón y tener un pene, lo que luego se transforma en el deseo de tener un hijo, como forma normal de resolución del edipo femenino. Finalmente, el complejo sucumbe a la represión, dejando las marcas fundamentales de la identidad sexual femenina.

 


  Fase de latencia

 

 Se desarrolla entre  los seis y  los 12 años. Se opera un cambio en el desarrollo pulsional. La energía sexual es utilizada para el desarrollo intelectual en la escuela. El niño desarrolla los diques culturales (moralidad, normas, costumbres, hábitos de estudios, vergüenza, pudor, escrúpulos, etc.) contra las pulsiones, es decir, sublima sus impulsos sexuales: en actividades culturales donde el   yo recíbe una satisfacción de su amor propio o narcisismo. El niño internaliza los deseos y exigencias de la autoridad paterna. Los deseos incestuosos son reemplazados por ternura, devoción y respeto hacia los padres. Aparecen tendencias a formar vínculos extrafamiliares, como la amistad. El niño se crea compañeros imaginarios(grupos de pares).

 

 

  La metamorfòsis de la pubertad

 

Comienza hacia los once años aproximadamente. Es un  nuevo despertar de las pulsiones sexuales, la reactualización de la sexualidad infantil y retraducción del complejo de edipo y sus exigencias. Se opera una  profunda reestructuración de la subjetividad. Es un proceso que comienza con la maduración biológica de la  pubertad, pero que conlleva una preponderancia de los procesos psicológicos vinculados al  proceso  adolescente, como momento de reestructuración y consolidación de la identidad adulta. Aparece la primacía de la excitación sobre los genitales. Es hora de encontrar pareja. La adolescente descubre la vagina como posibilidad sexual, porque hasta entonces, solo le interesaba el clítoris y el deseo de ser como el varón.

Aparece la sustitución de los padres con un objeto exterior: la formación de pareja, el enamoramiento.  Surgen problemáticas como  “¿Que es ser un hombre o una mujer?”, la consciencia de finitud, la utopía de un mundo mejor, cierta rebeldía etc., como temáticas típicas. En el carácter femenino resalta el narcisismo, grados de masoquismo  y pasividad. En el varón, el narcisismo y la actividad. Aparece una lucha por la independencia y la identidad personal. Algunos se tornan ascéticos, es decir, repudian todo lo  sexual, con valoración de los procesos intelectuales

 

 

 

 

 

 

 

Fases

 

Zonas erógenas

 

Edad aproximada

 

Manifestaciones

 

Oral

 

 

 

 

 

Boca, labios

 

 

 

Del nacimiento al año y medio aproximadamente

 

Succión y chupeteos que originan placer. Sadismo oral al morder. Placer al incorporar.

 

Anal

 

Ano

 

Del año y medio a tres aproximadamente

 

Placer al expulsar o retener las heces. Primera forma de conocimiento del cuerpo y del dar o retener según autoafirmación

 

Fálica

 

Pene y clitoris

 

De tres a cinco años aproximadamente

 

Placer erótico localizado en pene y clítoris. Placér masturbatorios. Temor a la castración o pérdida del pene. Angustia de castración. Envidia del pene en las niñas. Internalización de la autoridad paterna.

 

Latencia

 

Continúa la sensibilización del pene y el clítoris.

 

De los seis a 11 años aproximadamente

 

Desarrollo de la pulsión de saber. Sublimación de la pulsión. Vida escolar. Desarrollo de normas morales que frenan la pulsión. Vínculos extrafamiliares: amigos. Grupos de

 pares.

 

Genital

 

Pene, clítoris y vagina

 

A partir de los 11 años

 

Placer dominante en la zona genital. Elección del objeto de amor. Reestructuración de la personalidad. Consolidación de la identidad sexual y personal.

 

 

Actividades

 

 

1-       ¿Cuál es la diferencia entre instinto y pulsión?

2-       ¿Qué es la libido?

3-       ¿Qué es la sexualidad para el psicoanálisis?

4-       ¿Cuáles son las fases del desarrollo psicosexual?

5-       ¿Porqué es importante la etapa fálica y el complejo de edipo?

6-       ¿Cómo es el complejo de edipo en el varón y en la niña?

7-       ¿Porqué sostiene el psicoanálisis que la sexualidad humana se estructura en dos tiempos?

8-       ¿A qué se denomina “metamorfósis de la pubertad”?

9-       Realice una investigación respecto de la adolescencia en psicología, sociología y en otras culturas.

10-  Investigue respecto de la sexualidad en  la adolescencia, la pareja, el matrimonio y en la vejez. Prepare un informe para debatir.

11-  Investiga sobre la pareja de gays y lesbianas.

12-  Investiga en textos de sociología sobre  las creencias de la gente respecto de la homosexualidad.

13-  ¿Cómo es la sexualidad de los Argentinos?. ¿Cómo es la sexualidad en otras culturas? ¿Cuáles son las dificultades sexuales más comunes?. ¿A qué profesionales acudir en caso de disfunción sexual?

 

  • Diccionario de psicología: psicosexual-pulsión-libido-sexualidad-instinto-heterosexualidad-homosexualidad-lesbianismo-masturbación-erotismo-orgasmo-pubertad-adolescencia-disfunciones sexuales-placer-goce.Otros.
  • Psicología & Televisión: busque una película documental sobre la sexualidad humana desde el punto de vista científico, es  decir, desde la sexología o la psicología y prepare un informe para debatir en clase.
  • El diario en la clase: busque información periodística sobre la sexualidad humana en la familia, la pareja, en la adolescencia, niñez o vejez. Traiga un informe para debatir en clase.
  • Poesía y tema musical: busque una poesía y una canción que aluda al tema.
  • Psicología en Internet: Busque un texto interesante  vinculado al tema y elabore un informe breve para debatir en clase.
  • Lecturas complementarias: Freud, Sigmund: “Tres ensayos para una teoría sexual”, “Compendio de psicoanálisis”. “Edipo rey”(Sófocles). “La investigación sexual infantil”(Freud).

 

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Concepto de Sexualidad e identidad sexual desde la psicologia

Deja tu comentario Concepto de Sexualidad e identidad sexual desde la psicologia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre